Alfred Edersheim, sorprendido por las enseñanzas de Jesús (1825-1889)

Alfred EdersheimCuando el altamente educado Alfred Edersheim leyó el Nuevo Testamento, la profundidad en las enseñanzas de Jesús de Nazaret lo sorprendió mucho. En el Señor Jesús encontró su Mesías y se entregó para ser su siervo. Completó sus estudios teológicos y llegó a ser un predicador amado y un autor valioso.

Bien educado

Alfred Edersheim nació en Viena el 7 de marzo de 1825, en una familia acomodada. Creció en los más altos círculos judíos en Viena. Hablaba latín con fluidez y sabía griego, alemán, francés, hebreo, húngaro e italiano.
En 1847 se fue a estudiar en Budapest. Su mentor le presentó a varios líderes cristianos de habla Inglesa en la ciudad, donde entró en contacto con el famoso Dr. Duncan y algunos de sus colegas presbiterianos. El Dr. Duncan era un cristiano fervoroso y un hombre cuyo conocimiento sobre el Hebreo era muy respetado entre los Judíos. Edersheim sintió una gran admiración por Duncan y no pasó mucho tiempo antes de que hubiera una estrecha amistad entre ellos.

Las profundidades del Nuevo Testamento

A través de estos predicadores, Alfred Edersheim recibió un Nuevo Testamento. Tiempo después escribió: “Yo nunca había visto un Nuevo Testamento hasta que recibí el primer ejemplar de las manos de los ministros presbiterianos. Nunca olvidaré la primera impresión que tuve del ‘Sermón del Monte’, ni tampoco la sorpresa y sentimiento profundo que siguieron a la lectura del Nuevo Testamento: Entendí que lo que yo tanto había odiado no era el cristianismo; que lo que yo nunca había conocido y que me reveló tales incalculables profundidades, fue la enseñanza de Jesús de Nazaret”.

Siervo de Jesús

En el Señor Jesús, Edersheim encontró a su Mesías. Él llegó a estar bajo la enseñanza directa del Espíritu Santo y estaba muy impresionado por la deidad de Cristo. Confiando en Su Único Sacrificio y lleno de la paz de Dios, se entregó para ser Su siervo en la forma en que Dios quisiera dirigirlo.
Su conversión levantó una gran consternación entre la comunidad judía, pero eso no le impidió testificar abiertamente de su amor por el Señor Jesús. Por ejemplo, aceptó una posición para enseñar inglés, ¡con la condición de que el único libro de texto de sus estudiantes debía ser la Biblia!

Amado predicador

Después de que fue bautizado, se fue a Edimburgo para completar sus estudios Teológicos. Finalmente, fue ordenado ministro y viajó para trabajar por algún tiempo entre los Judíos en Iași, en Rumania.
Al volver, sirvió como ministro en varios lugares de Escocia e Inglaterra. Fue un predicador amado y debe haber sido el primer cristiano hebreo al que se le pidió predicar en la Abadía de Westminster. En 1883 renunció y se estableció en Oxford, debido a sus actividades literarias y académicas.

Valioso autor

Alfred Edersheim escribió más de doce obras importantes y muchas contribuciones para destacadas revistas y comentarios. Sus obras son particularmente valiosas por el hecho de que Edersheim era capaz de enfocar su tema tanto desde el punto de vista de un Judío educado, como del de un cristiano comprometido. Sus libros más famosos son los incomparables libros de estudio: “La Vida y Los Tiempos de Jesús El Mesías” y “El Templo: Su Ministerio y Servicios en Tiempos de Jesucristo”.

La mayor gloria a Cristo

En sus últimos años, dijo: “Puedo decir muchas cosas a favor del Señor Jesucristo, de Su Poder, Gracia y Amor. Pero, de todo eso, lo más grande que puedo decir es que me ha recibido. Por lo tanto, la fe del pecador más pobre trae la mayor gloria a Cristo”.